Es una imagen icónica de los 80, casi como Michael Jackson bailando el Thriller o Michael J. Fox haciendo de Marty McFly en Regreso al Futuro. Un astronauta flota en solitario con la Tierra bajo sus pies. No hay nada a su alrededor. Parece que vuela libremente por el espacio, aunque no se le puede ver el rostro porque lleva el visor dorado bajado, una característica que lo convierte en el símbolo perfecto del avance de la humanidad en la conquista del espacio. Como suele ocurrir en estos casos, la foto no nos cuenta toda la historia.

Ver noticia original ➥