Cuando la portavoz del Gobierno de Ahora Madrid, Rita Maestre, aseguró este jueves que un “problema técnico” había retrasado la aprobación del plan económico en Junta de Gobierno y no las diferencias internas al mismo, no mentía: el Ayuntamiento no podía introducir las nuevas cuentas con los recortes que pedía Montoro en el sistema informático del Ministerio, una formalidad que en principio es obligatoria. ¿Por qué? Porque la plataforma informática no acepta el cambio de criterio para calcular la regla de gasto que Hacienda tomó con Madrid.

Ver noticia original ➥