En plena recta final del curso, profesores de centros educativos vuelven a denunciar el progresivo adelgazamiento de las plantillas y la reducción en inversiones en recursos para la enseñanza pública. Recortes que contrastan con el mantenimiento de ayudas por parte de la Xunta a la enseñanza privada concertada y a centros que segregan a los alumnos en clase. La ratio de alumnos sigue siendo muy elevada, hay aulas con hasta 27 estudiantes, y profesores de apoyo que solo van una vez a la semana al centro.

Ver noticia original ➥