El Consejo de gobierno de la URJC aprobó el 23 de febrero la creación de tres plazas de arquitecto, una de arquitecto técnico y una de ingeniero cuya contratación cuesta unos 350.000 euros al año de dinero público. Dos de las arquitectas estaban en su despacho privado este lunes y otros dos funcionarios tienen empresas, algo que incumple la ley de incompatibilidad. Figuran ya como personal en la intranet de la universidad pública, pero no aparece ni el teléfono ni el despacho donde localizarlos. La URJC dice que se encargarán de obras.

Ver noticia original ➥