Los líderes de Unidos Podemos y Ciudadanos han acordado empezar a negociar una reforma de la ley electoral general cuyos efectos en la asignación de diputados por provincias han sido nefastos para los partidos minoritarios y han instaurado un bipartidismo PP-PSOE que niega la proporcionalidad democrática. ¿Por qué se fraguó así y cómo funciona?. Pablo Iglesias ha logrado finalmente convencer a Albert Rivera de que es improrrogable cambiar una ley electoral que prima desorbitadamente a los dos grandes partidos que se alternan en el Gobierno.

Ver noticia original ➥