Al Gobierno Sánchez le toca asumir los presupuestos del PP, lo que limita mucho su capacidad de maniobra económica (por no hablar de las imposiciones financieras de la UE), pero dichas cortapisas tienen algo de metáfora genial de la política en España durante el turnismo: la derecha se hace cargo de la economía y la izquierda de la cultura (en su acepción más amplia: moral, costumbres, estilos de vida). La derecha (y Bruselas) deciden en qué se puede gastar y en qué no, y la izquierda se dedica a hacer todo tipo de aspavientos costumbristas.

Ver noticia original ➥