Los bancos británicos han comenzado a verificar el estatus migratorio de millones de sus clientes, dentro de un plan que anunció hoy el Gobierno del Reino Unido para cerrar las cuentas de inmigrantes irregulares a fin de obligarles a abandonar el país. ", dijo. Bajo el nuevo plan del Gobierno, los bancos y las entidades de préstamos del Reino Unido deben comprobar el estatus de todos sus clientes y advertir al Ministerio de Interior de cualquier inmigrante irregular que detecten.

Ver noticia original ➥