Para entender los confusos acontecimientos que se precipitaron el pasado 14 y 15 de noviembre cuando Cebrián anunció su salida, propuso a Manuel Polanco y la Junta General destituyó a cinco consejeros independientes, debemos remontarnos a comienzos del mes de septiembre, cuando por primera vez plantea a sus cercanos la necesidad de activar su plan de sucesión. Con ello retoma el anuncio realizado en la Junta de Accionistas de 2016 cuando se creó una comisión para allanar el camino a su salida.

Ver noticia original ➥