Ese año, los más de siete mil contribuyentes que declararon ingresos superiores a los 600.00 euros anuales (el tramos más alto de los rendimientos del trabajo) pagaron a Hacienda una media de 180.590 euros por declarante, un 14% menos que antes de la rebaja de impuestos puesta en marcha por Rajoy en dos tramos (en julio de 2015 y en enero de 2016). En 2014, la tributación media de las rentas más altas fue de 209.849 euros

Ver noticia original ➥