La situación es crítica en algunas residencias, como la de Colmenar donde 2 enfermeras deben atender a más de 400 usuarios. La situación es tan grave que la propia Agencia Madrileña de Asuntos Sociales (AMAS) ha difundido un WhatsApp en el que “ruega a las enfermeras su colaboración para localizar a profesionales de Enfermería que estén dispuestos a trabajar, durante el verano, en las diferentes Residencias gestionadas por el AMAS”, según ha revelado el delegado de SATSE Madrid en el AMAS, Recesvinto Valiente.

Ver noticia original ➥