Una sentencia de la Audiencia Provincial de Gijón ha retirado la pensión alimenticia a un joven de 29 años después de que su padre presentara una demanda porque su hijo no estudiaba, no trabajaba, ni se había esforzado en hacerlo desde que cumplió la mayoría de edad. La sentencia señala que no hubo ningún intento por parte del joven de encontrar trabajo, "ni diligencia siquiera para estudiar". Por todo ello, y según criterio del Tribunal Supremo, ese "parasitismo social" hace que el joven pierda la pensión de su padre.

Ver noticia original ➥