Conforme el terco secesionismo catalán insiste en escenificar ante el mundo su suicidio colectivo, los espectadores vamos encajando las piezas del rompecabezas nacionalista. Ahora sabemos que el procés catalán consta de tres sectores. En primer lugar, los líderes políticos herederos del nacionalismo concebido como gran trama de corrupción subvencionada, que ideó y montó en 1970-80 Jordi Pujol, sembrador de los vientos hoy tempestades. En segundo lugar, la población sometida durante cuatro décadas a un proceso de adoctrinamiento y manipulación

Ver noticia original ➥