Buena parte de Galicia amaneció agradeciendo la lluvia que por fin llegó. Pero de momento las consecuencias de la sequía siguen siendo graves, y se nota hasta en el paisaje del país. Atención a esta imagen. Es el río Limia a su paso por Xinzo, ni gota de agua. Algo nunca visto en diciembre. No solo el Limia, también sus afluentes, el Nocelo, el Faramontaos… dan pena. Un 65 por cento menos de lo normal llovió en lo que llevamos de año hidrológico. Y los pozos también se están secando.

Ver noticia original ➥