[02/05/2016] Dicho espionaje habría partido de “los adversarios políticos” de su propia formación, que debían extender el rumor de un problema de cleptomanía. Es decir, que robaba pequeñas cosas de forma compulsiva desde hace años. Para intentar dar veracidad al descrédito, deslizaron incluso que el objetivo de los detectives iba a ser localizar las grabación de las cámaras de seguridad de un supermercado cercano a la Asamblea de Madrid en el que la actual presidenta aparecería sustrayendo artículos.

Ver noticia original ➥