El pasado mes de diciembre se inauguraba una obra que ha tenido mucha repercusión. Una carretera solar formada por dos carriles y con un total de 2 kilómetros de largo que puede generar electricidad gracias a la luz del sol. También puede cargar coches eléctricos que circulen en ella e incluso puede acumular calor en invierno. Pero esta semana durante una revisión rutinaria, los técnicos se han encontrado con una situación bastante llamativa. Faltaba un tramo de la carretera.

Ver noticia original ➥