Menos de la mitad de los rusos con VIH están tomando los medicamentos antirretrovirales necesarios, en parte debido a una teoría de la conspiración que se está extendiendo por todo el país. Básicamente, muchos rusos se niegan a creer que el VIH y el SIDA son reales, creyendo en su lugar que son un mito inventado por Occidente.

Ver noticia original ➥