Entrepeñas y Buendía fueron durante años la playa de Castilla-La Mancha. Desde los años 50 aquí se almacenaba el agua del río más largo de la península: el río Tajo. Por eso durante seis décadas toda la zona ha vivido en torno a los pantanos. Y precisamente por eso últimamente cada día es más complicado que el anterior, ya no hay agua.

Ver noticia original ➥