“Pero no me gusta darme prisa al principio, prefiero ir poco a poco. Lento pero seguro. Empiezo con unas fotos y, cuando me voy animando, empiezo a buscar un vídeo. Nunca me toco hasta pillar uno que me mole. Pero en cuanto lo encuentro, adiós. Durante los minutos siguientes, toda la mierda se desvanece y lo único que hay en el mundo” es porno.

Ver noticia original ➥