Nicolás Sánchez Albornoz fue un preso del franquismo que participó en la construcción del Valle de los Caídos y, tras las palabras del exabad Anselmo Álvarez, que asegura que los presos fueron voluntarios, señala que es mentira. Dice que en España había muchos campos de concentración "pero aquí el sistema era diferente, era el minifundio". Señala que "los presos estaban alquilados" ya que "las empresas pagaban diez pesetas al Estado por cada preso".

Ver noticia original ➥