El desarrollo de la red de AVE sigue dejando un reguero interminable de pérdidas para el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), aunque su filial de alta velocidad logró recortar los números rojos en la primera mitad del año en relación con el mismo periodo de 2016. Entre enero y junio de 2017, Adif Alta Velocidad registró pérdidas de 126,12 millones de euros, un 10% que las obtenidas en los seis primeros meses del año anterior.

Ver noticia original ➥