El Santander puso como condición a la JUR para entrar en la subasta que las entidades europeas eximieran de pagos que se encontraban reconocidos en contratos que tenía firmados el Popular con Allianz; la entidad de Ana Patricia Botín exigió que esas cláusulas fueran retiradas. Sin embargo, eso es incitar al incumplimiento de un contrato y, por tanto, el banco cántabro obligó a las instituciones europeas a que se incumpliera la ley.¿De dónde viene tanto poder? ¿Qué capacidad de influencia puede tener el Santander como para llegar a obligar..

Ver noticia original ➥