Lo primero es la familia” es algo muy interiorizado y defendido como axioma por la derecha. Tanto que a veces se puede llevar al extremo más absoluto. Tanto que las familias políticas pueden convertirse en clanes y los grupos municipales en agrupaciones temporales de intereses. Algo similar es lo que los socialistas de Carboneras creen que existe en dicho ayuntamiento gobernado por una coalición de un grupo independiente (GICAR) y el Partido Popular.

Ver noticia original ➥