Mark Zuckerberg, presidente ejecutivo y fundador del gigante tecnológico Facebook, se sienta este martes ante el Senado de Estados Unidos para pedir perdón y dar explicaciones por primera vez por la fuga masiva de datos que afecta a su red social debido al abuso de la compañía Cambridge Analytica, que utilizó datos de 87 millones de usuarios de Facebook sin que ellos lo supieran con fines electorales. Sirvió al equipo de Donald Trump para segmentar a su público durante la campaña de 2016, y también por las plataformas probrexit en Reino Unido.

Ver noticia original ➥