La flexibilidad cognitiva, que es la capacidad que tiene nuestro cerebro para adaptar nuestra conducta y pensamiento a situaciones novedosas, cambiantes o inesperadas, contribuye a la formación de la ideología.

Ver noticia original ➥