Los pecados capitales son parte de la condición humana, por culpa de un triste episodio en el Edén y una astuta serpiente. Pero también estas siete causas, “cabeza” de otros muchos vicios, pueden aparecer en las organizaciones de todo tipo incluso partidos políticos. Sí, también ellos son sujetos de debilidades pecaminosas, pues la Democracia no es una vacuna antivicios que proporciona la virtud sólo por mentarla. Nos apetece revisar los pecados capitales del Partido Popular, por ser unos de los protagonistas del drama del reto secesionista.

Ver noticia original ➥