Más de 100 delfines muertos han sido recuperados de la Bahía de Sepetiba, una playa cercana a Río de Janeiro, en Brasil, en el último mes, y los científicos están desconcertados. En circunstancias normales, mensualmente se suelen encontrar unos cinco cadáveres, por culpa, generalmente, de la sobrepesca, la contaminación o la caza ilegal. La bahía está rodeada de astilleros, puertos y edificios residenciales. Pero la explicación de esta tragedia es aún desconocida.

Ver noticia original ➥