Este martes tuvo lugar una singular persecución policial en el estado de Virginia, cuando un soldado norteamericano robó nada menos que un transporte blindado de personal (TBP). El joven, cuya identidad de momento se desconoce, condujo el vehículo durante casi cien kilómetros en los que llegó a alcanzar velocidades por encima de los 70 kilómetros por hora, aunque durante el desplazamiento no hubo choques ni heridos.

Ver noticia original ➥