La mayoría de nosotros seguramente no creemos que los mosquitos sean especialmente hábiles para aprender. Pero un equipo de investigadores informa en un artículo publicado en ‘Current Biology’ que los mosquitos pueden aprender a asociar un olor particular con un desagradable choque mecánico similar a ser aplastado. Como resultado, evitarán ese olor la próxima vez.

Ver noticia original ➥