Espionaje. Magnates multimillonarios acusados de ser capos de la mafia. Gigantes de decenas de miles de millones. Compras compulsivas por más de 200.000 millones de dólares. Alianzas transoceánicas. Actividad frenética casi enfermiza en desarrollar patentes. La guerra por hacerse con el control del mundo de las semillas –que desemboca en controlar la alimentación- ha sobrepasado a las compañías y ya involucra hasta a los países más poderosos del mundo.

Ver noticia original ➥