¿Cometió, pues, algún delito el locutor al proferir estas expresiones? ¿Cuál? ¿Estamos ante un delito de amenazas? ¿O ante una incitación al terrorismo, quizás?

Ver noticia original ➥