La presidenta de la Junta de Andalucía envía vídeos y firmas a través de dos personas, a la Fiscalía para que se abran diligencias.