Que los hombres se crean con el derecho de tocar nuestro cuerpo cuando ellos estimen oportuno, no significa que sea una agresión machista. Es cierto que las mujeres no nos creemos con ese derecho, pero eso es porque lo que nos han enseñado es justo lo contrario: esperar a que se fijen en nosotras, esperar a que nos pidan salir, esperar a que quieran darnos el primer beso, esperar a que saquen el anillo y nos pidan matrimonio. Así dicho, ahora parece un poco puritano, pero no, en realidad puritano es pelear contra la prepotencia de los señores.

Ver noticia original ➥