Para algunos el problema es que en la parte económica de arriba están algunas personas ocupando el lugar de otros más talentosos, pero más pobres. A mí esto no me quita el sueño, la verdad. Ojalá todos contáramos con los recursos para apoyar a nuestros hijos en los peores momentos de su vida. Lo que sí me preocupa es el suelo pegajoso con el que tienen que pelear las personas con bajos niveles de ingresos, para quienes una dificultad se puede convertir en un obstáculo insalvable que afecta a su calidad de vida de modo irresoluble.

Ver noticia original ➥