El Tribunal Supremo ha dicho que para ser condenado no es necesario causar un perjuicio a Hacienda. Por el contrario, basta con intentarlo. Así lo establece una reciente sentencia.- La sentencia es muy relevante, y supone un antes y un después en la lucha contra el fraude fiscal. En concreto, la sala de lo contencioso del Tribunal Supremo establece que no es necesario causar un perjuicio económico a la Hacienda pública para defraudar, sino que, por el contrario, es suficiente con intentarlo.

Ver noticia original ➥