El Servicio de Urgencias Canario ha apartado de sus funciones al médico que atendió por teléfono a la mujer que fue localizada en Tenerife con un feto muerto, fruto de un aborto espontáneo, y a la que según las grabaciones aconsejó que lo tirase a la basura o lo metiese en la nevera.

Ver noticia original ➥