Los investigadores pudieron identificar una docena de representaciones de animales (camélidos y equinos) talladas con más o menos relieve en piedra. Los animales están representados a tamaño real, sin accesorios en un entorno natural. Una de las escenas más originales ilustra el encuentro entre un dromedario y un burro, un animal rara vez representado, en una escena nunca antes vista.

Ver noticia original ➥