Pasear por Madrid y tener ganas de ir al baño es un deporte de alto riesgo. Supongamos que estamos en Chamartín o en Retiro y llega la repentina e inoportuna llamada de la naturaleza. En Madrid solo hay instalados unos 40 baños públicos. Mientras llegan los prometidos baños, mucha gente ve necesaria una alternativa para no tener que recurrir a una socorrida esquina en alguna calle poco transitada.

Ver noticia original ➥