Goldman Sachs tiene miedo de lo que le pueda pasar a su filial en España, Azora, la cual adquirió 2.935 Viviendas de Protección Oficial (VPO) en 2013 por poco más de 200 millones de euros. Se las compró al Ivima, Instituto de la Vivienda dependiente de la Comunidad de Madrid, que en ese momento gobernaba Ignacio González, hoy en libertad condicional en espera de juicio por el Caso Lezo. Formaban parte del Plan Joven lanzado por la empresa autonómica y acabaron vendiéndose al fondo. Con inquilinos dentro.

Ver noticia original ➥