Ahora existe el temor en el Alto Tribunal de que quizás Alemania ni entregue al ex president catalán. Ni por rebelión ni por malversación. Lo cierto es que, pese a los esfuerzos hechos por la Fiscalía General del Estado que dirige Julián Sánchez Melgar para que se transmita a los fiscales alemanes lo vital que es para nuestro país la entrega de Puigdemont por un delito de rebelión, el desánimo y malestar está instalado en el Supremo.

Ver noticia original ➥