No había señales de lo que estaba ocurriendo bajo su piel. Así que Bobby Clay no pudo sospechar que aquello que la hacía sentir invencible también la estaba destruyendo. "Solo quería ser la mejor", dijo con resignación la joven que pasó de ser una de las grandes promesas del atletismo británico de medio fondo a ser "esa chica". "La chica que sobreentrenó, la chica que no se alimentó. La chica de la que nos hablan todos, pero que todos creemos ‘no me pasará a mí’", contó en un desgarrador relato publicado en la revista británica Athletics Wee

Ver noticia original ➥