Tres tiendas abiertas durante casi 30 años: vivieron la época dorada del CD, el primer iPod y ahora el resurgir del vinilo…Paradójicamente, las tiendas de discos ya no son solo tiendas de discos, sino que han construido un catálogo de productos en torno a la música para diversificar el negocio. Los tres nos aseguran que los clientes que compran discos son en su mayoría coleccionistas, especialmente de vinilos, y que el resto son "turistas que pasaban por allí y les llama la atención una camiseta" o gente que "busca ideas para regalar".

Ver noticia original ➥