El pasado lunes 18 de junio, un terremoto de 6.1 grados en las escala de Richter, hizo temblar Osaka pero, el susto pareció ser lo de menos para un joven que se vio involucrado en una ‘sacudida’ de proporciones aún mayores. Con el fuerte movimiento, una épica/inmensa/vasta colección (poned el calificativo que se os ocurra) de objetos y publicaciones hentai (genero de manga y anime japonés de contenido pornográfico) cayó de su escondite y quedó a la vista de su madre.

Ver noticia original ➥