Mientras en Argentina se ha liquidado la bochornosa herencia de la dictadura militar, condenando a cadena perpetua a los responsables de la violencia institucional, torturadores, cargos públicos y colaboradores directos, en España se sigue respetando la herencia del franquismo y los torturadores y demás canalla siguen libres, gozando de sus retiros laborales, y el PP mantiene vivo el espíritu de la dictadura, desde su fundación por Fraga Iribarne, exministro de Franco, renovado en su ideología y en sus métodos

Ver noticia original ➥