Es solo cuestión de tiempo que el deshielo gradual del permafrost llegue a un punto de inflexión sin retorno, un estado de cambio acelerado e irreversible, cuyos efectos colaterales podrían empujar a otras partes del Ártico más allá de sus propios puntos de inflexión. Muy posiblemente, estamos listos para presenciar tal transformación dentro de nuestras vidas: pérdida de la capa de hielo, aumento de las frecuencias de incendios en la tundra y los bosques boreales, y pérdida completa del hábitat para los mamíferos marinos.

Ver noticia original ➥