¿Tiene sentido seguir lloriqueando cada vez que un actor o director que nos gusta se nos revela como depredador sexual? Más que una regeneración, ¿no necesitará Hollywood un apocalipsis?

Ver noticia original ➥