Qingdao, en la provincia de Shandong, al este de China está diciendo a sus tiendas y restaurantes que cambien sus routers Wi-Fi por los aprobados por el gobierno o que paguen una multa de hasta ¥ 100,000 ($ 18,589) si no cumplen. La marca del router Bihu (BHU), –cuyo nombre se traduce aproximadamente como "Tigre Necesario"– tiene un historial de "vulnerabilidades críticas múltiples", dejando la puerta abierta a cualquier agente malintencionado. La policía les dice en el aviso que pagarán aproximadamente 8 fen (un centavo) a cada internauta

Ver noticia original ➥