En sus esfuerzos por convertirse en una potencia armamentística, en 2017, Pyongyang hizo once pruebas de misiles balísticos y una prueba nuclear, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap. Estas maniobras aumentaron la tensión internacional y en diciembre, Naciones Unidas lanzó emitió una resolución para reducir las importaciones de gasolina y otros derivados del petróleo del país asiático en un 90%. El líder norcoreano consideró estas medidas "un acto de guerra".

Ver noticia original ➥