A la vista de los datos proporcionados por Augas de Galicia , se puede concluir que casi todos los cursos de agua que rodean la antigua explotación minera de Touro-O Pino muestran contaminación por metales pesados y alta acidez. Según Infrasa de Galicia, esta contaminación afecta la calidad del agua superficial y superficial en un área mínima de 65 km2 en el entorno de la mina, al menos desde los últimos 10 años.

Ver noticia original ➥