Un equipo de investigadores ha identificado la toxina en el veneno de ciempiés de cabeza dorada. El grupo describe cómo encontraron la toxina que hace que el veneno sea tan mortal para atacar y también identificaron un posible antídoto para ello. Los investigadores saben que los ciempiés de cabeza dorada que viven en Asia y Hawai son capaces de someter presas más grandes que su propio tamaño, en algunos casos,un ciempiés fue capaz de derribar un ratón, una criatura de 15 veces su tamaño.

Ver noticia original ➥