Tras descubrir miel contaminada con glifosato, el sindicato de apicultores francés "L’Abeille de l’Aisne" denunció este miércoles a Bayer (la compañía que compró Monsanto). Esta demanda se presenta en el marco de las protestas de esta semana de los apicultores franceses que reclaman un entorno más favorable para las abejas, tras el colapso de numerosas colmenas en todo el país. Sienta, además, un interesante precedente para todos los afectados por este problema: la lucha global por la protección de las abejas debe librarse en los tribunales.

Ver noticia original ➥